La batería Optima llega muy, muy lejos

Las baterías para uso marítimo de Optima han demostrado su eficacia por todo el globo y hasta fuera de la Tierra (se usaron en el equipamiento original de los róveres lunares) y siguen ayudando a las personas a viajar distancias muy, muy largas. Emplean los avances más recientes de la tecnología SpiralCell y se usan extensamente en más de 60 países repartidos por todo el mundo y en toda clase de aplicaciones, por eso forman parte de nuestra oferta de baterías para actividades de ocio y le proporcionan la energía necesaria para llegar más lejos.

La tecnología de las baterías Optima

La tecnología de celdas enrolladas que emplean las baterías Optima fue usada por primera vez en 1969 para propulsar el róver lunar del programa espacial estadounidense. La compañía Gates Rubber compró esta tecnología en 1972 y en 1983 empezó a desarrollarla para aplicaciones de automoción.

Las baterías Optima, que se emplean para algunas de las aplicaciones más exigentes e inusuales que requieren baterías excepcionales, como el uso en autobuses y autocares por el casco urbano, son impecables cuando se trata de ofrecer la máxima capacidad de carga y la energía debe estar disponible 24 horas al día y 7 días a la semana. Las baterías Optima permiten ofrecer una de las mejores gamas del mercado actual para camiones, vehículos pesados, furgonetas y otras docenas de aplicaciones.

Las baterías Optima no dejan de demostrar una y otra vez su importancia en el mundo actual para aplicaciones de lo más variado. Entre estas se cuentan el automovilismo, los vehículos todoterreno y 4×4, los deportes náuticos, las autocaravanas, los generadores de uso militar, el equipamiento de limpieza, los vehículos de emergencias, los vehículos para la construcción, la maquinaria agrícola, los generadores móviles, los sistemas de suministro ininterrumpido de energía, los vehículos eléctricos y muchas más, lo que hace que las baterías Optima estén cada vez más extendidas en el Reino Unido y en toda Europa.